Alaa Al Aswany: Pequeña Charla


En la sala de diagnósticos de su clínica dental en El Cairo, Aala Al-Aswany escribe novelas de ficción bajo la calma de las primeras horas de la mañana, durante 5 ó 6 días a la semana. La primera novela de este escritor egipcio es “El Edificio Yacobian”, la cual retrata la sociedad egipcia moderna a través de los habitantes de un bloque de apartamentos que una vez estuvo de moda en El Cairo. Llegó a ser un bestseller en el mundo árabe hasta que su último libro le quitó el puesto. Nacido en El Cairo en 1957, Al Aswany se formó para ser dentista en Egipto y en EEUU. Vive en su ciudad natal con su mujer y dos hijas.

ANNA METCALFE: ¿Cuáles son sus héroes literarios?


ALAA AL ASWANY: Para mí, Dostoyevsky es el mejor escritor en la historia de la literatura.

AM: ¿Cuándo supo que iba a ser escritor?

AAA: Soy hijo de escritor, así que la literatura estaba en el aire de nuestra casa. Se convirtió en mi sueño cuando cumplí 11 años. Aunque sabía que tenía que tener otra profesión también.

AM: ¿Cómo se cura del bloqueo del escritor?

AAA: Me paro y analizo mi trabajo para ver dónde me he equivocado, que es lo que se me ha enseñado a hacer en mi educación científica.

AM: ¿Con quién le gustaría más estar sentado al lado en una cena?

AAA: Gabriel García Márquez.

AM: ¿Cómo se relaja?

AAA: Quedo con amigos. Me gusta estar con gente todo el tiempo.

AM: ¿De qué tiene miedo?

AAA: De perder mi capacidad de escribir. Siento que podría arreglármelas con la muerte. pero ser incapaz de escribir sería mucho más duro.

AM: ¿Cuándo fue usted más feliz?

AAA: Una dama francesa se me acercó en Dijon y me dijo que le encantaban mis libros. Me dio una boîte de musique que era de su padre y tocó La Vie en Rose de Edith Piaf. Me emocionó mucho eso.

AM: ¿Cuál ha sido el mejor consejo que su padre le dio?

AAA: Mi padre era un conocido escritor y yo sólo era un niño. Me dijo que debería ver el escribir como una princesa en un castillo, que debía de dar todo y amarla y entonces, la puerta del castillo se abriría.

AM: ¿Cuál fue la primera novela que usted leyó?

AAA: La primera novela que leí en árabe fue una de Naguib Mahfuz, el Premio Nobel de Literatura. En francés fue una Labrière simplificada llamada Les Caractères.

AM: ¿Qué consejo le daría usted a un escritor en ciernes?

AAA: El mismo consejo que mi padre me dio. Asegúrate de que tienes talento porque nunca lo aprenderás. Entonces, si estás seguro, haz del escribir tu primera prioridad. La literatura te dará todo lo que tú le has dado.

El último libro de Alaa Al Aswany es Chicago.

Entrevista efectuada por Anna Metcalfe a Alaa Al Aswany para el Financial Times.

Publicada en junio de 2008.

Traducida del Inglés: Icíar

4 comentarios:

  1. ¿ Que lugar ocupa el talento en la escritura ?..... importante no me cabe duda. El haber leído mucho y bien, imprescindible, para escribir es necesario alcanzar la voz, un voz que viene de adentro y te va dictando. Escribir es transcender, suspender la realidad, reinterpretarla, escribir es sumergirse y como en las películas de submarinos, alzar el periscopio.

    ResponderEliminar
  2. Un acto de vanidad, escribir.

    ResponderEliminar
  3. ¿Talento? !!!importantísimo!!!! yo diría que todo, y lo dice una que nota que las conexiones de sus neuronas no funcionan como debieran al expresarse.

    El que posee este talento debiera estar siempre escribiendo y leyendo; escribiendo para "crear" (no hay vanidad en esta creación, debe de ser más algo así como un acto de comunición), y leyendo para captar no sólo los talentos de otros como alimento, sino también para reflexionar, para conocer, y así.... tener algo que decir.

    Leer, no para copiar estilos, no creo que eso sea talento. Siempre he pensado, en mi pequeño mundo, cuando te encuentras educando por ejemplo a tus hijos, y te das cuenta de que hay gestos, expresiones, posturas, que reconoces como tuyas, que no signifique que te copien, no, no es eso, aprendemos por imitación, pero, ¿qué copiamos? pues copiamos lo que somos, copiamos esa expresión, postura, gesto, ó lo que sea, como herramienta para expresar la naturaleza con la que cada uno, por lo que sea, nace.

    Así, gaviero, que si tienes talento para escribir, escribe.

    ResponderEliminar
  4. La lectura se antepone a la escritura. Leer es búsqueda, escribir es des-almarse ( palabro, viene de alma ).

    ResponderEliminar

Bienvenid@ a "Luces digitales".
Es un placer tenerte aquí.
¡Gracias por comentar!